Si es Bayern (Múnich), es bueno: un campeón temible

Sin dudas este equipo que moldeó el entrenador Hans-Dieter Flick tiene impregnado el gen alemán: mentalidad ganadora 100%. Tuvo un paso arrollador por esta Champions League, que quedará en la historia por el contexto mundial de la pandemia de Covid-19. Testeos, protocolo, distanciamiento, estadios sin público, pero con un campeón que brilló en todos los aspectos.

El Bayer Múnich, además, logró la triple corona. Festejó en la Bundesliga, en la Copa de Alemania y se quedó con la “orejona”. Es la sexta en su historia. Uno de los clubes más ganadores de la historia a nivel local y a nivel europeo.

image.png

Festejo merecido para los jugadores del Bayern Múnich.

El paso por esta Champions fue descomunal. La fase de grupos la ganó caminando teniendo como rivales al Tottenham, Estrella Roja y el Olympiakos. Metío seis de seis, puntaje perfecto con 24 goles a favor y tan solo cinco en contra.

En la fase eliminatoria, tuvo que enfrentar a rivales difíciles e históricos. Pero nada pudo con este Bayern. Paseó al Chelsea ganándole en Alemania e Inglaterra (7 a 1 el global). Y después con el nuevo formato a partido único, se llevó puesto al Barcelona de Messi, con baile incluido. Fue 8 a 2. Sí, tremendo, pero indiscutiblemente real. En semis apareció el Lyon, pero los bávaros, sin despeinarse, barrieron a los franceses con un 3 a 0 para meterse en la final número 11 de su historia y para….que pase el que sigue!!!..

En el partido decisivo Neymar, Mbappé y Di María esperaban del otro lado para frenar a la topadora alemana. ¿Pudieron?. La respuesta es no. El Bayern Múnich se plantó con esa frialdad admirable en la cancha, fue trabajando el partido, y a pesar que el PSG tuvo chances de marcar, siempre estaba latente que los alemanes iban a golpear y eso sería mortal. Y así fue. El cabezazo de Kingsley Coman, que nació físicamente y futbolísticamente en Paris, derribó el sueño de levantar la copa por primera vez al poderoso equipo de la capital francesa. Fin de la historia en Lisboa. El Bayern comenzó a ganar la Champions desde el minuto cero del primer partido de fase de grupos. Dominó todo, conquistó todo y sacó de escenario a cualquiera que hubiera tenido la osadía de enfrentarlo.

image.png

Coman tras marcar el gol que le dio el título al Bayern Múnich.

¿Claves del campeón?. Un arquero como Manuel Neuer, que curiosamente ataja más con los pies que con las manos (en la final sacó tres pelotas con esa modalidad). Una defensa firme que tiene a Boateng y Alaba como estandartes. Con Thiago Alcántara mandando en el medio. Y como si todo lo anterior fuera poco, el Bayern cuenta con dos torres tremendamente temibles: Thomas Müller y Robert Lewandowski…¿quién no los elegirías para su equipo en el picadito de barrio?. Un equipo sin fórmulas mágicas. Presionar, recuperar y atacar, siempre atacar. Parece fácil, sencillo, o no tanto. Para el Bayern sí, porque entiende de qué se trata esto de jugar a la pelota.

Se fue una nueva Champions y siempre es bueno recordar la frase del goleador inglés Gary Lineker, que define la potencia del fútbol germano: “el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11 y siempre ganan los alemanes”. La descripción perfecta del título que quedó en manos de quién se lo merecía: el Bayern Múnich.

image.png

La “orejona” quedó en manos de los alemanes.

Fuente: https://www.lv12.com.ar/bayern-munich/si-es-bayern-munich-es-bueno-un-campeon-temible-n77661