El deporte y la radio, pasiones que van de la mano

“¿Qué digo gol? ¡Recontra golazo!”, “¿Lo digo o no lo digo?” y “¡ta-tan, ta-tan!”, o el mítico “¡salí de ahí, Maravilla!”. Latiguillos incorporados al vocabulario de un público tan exigente como el argentino y que celebra cada vez que escucha su voz, hoy 100% dedicada a la radio. El periodista de 70 años, con orígenes en LV12 Radio Independencia, hizo un repaso a las vivencias de la labor en otras épocas, cómo fue evolucionando su trabajo y las transmisiones en el lugar de los hechos, en el aire de El Deportivo 12.

image.png

Walter Nelson señaló en LV12 sus orígenes en la mencionada radio en la década del 70.

“Yo me inicié en LV12, arranqué siendo muy pibe, a los 22 años. Hoy tengo 70, 48 años de radio, casi medio siglo. Hoy comentaba que Tucuman está dentro de mis afectos y mi corazón, que me dieron la oportunidad de trabajar con Luis Rey a la cabeza y Osvaldo Caffarelli, haciendo la campaña del Ciruja y el Decano, la época de Ricardo Julio Villa, es imposible olvidar”, añoró Nelson Meloni.

“Fue una época de grandes maestros. Tuve la fortuna de quedarme al lado de Caffarelli, García Blanco, Larrea, Antonio Carrizo, figuras que hicieron muy grande a la radio, en todo sentido. Es un tesoro muy grande, dentro de recuerdos y mi carrera como profesional”

Su pasión por el boxeo

“Al boxeo lo herede por mi papá, no le gustaba el fútbol, yo jugué en Huracán, Atlanta, jamás me fue a ver, me preguntaba como habíamos salido. El cine es otra de mis grandes pasiones. Si no hubiera sido periodista deportivo, hubiera sido de espectáculos de cine”.

Sus primeros pasos al frente de una transmisión: los relatos

“El boxeo y el fútbol vinieron de la mano, hacía vestuarios los sábados a la noche en el Luna Park y los sábados a la tarde hacía conexión con el fútbol de la Primera B, los domingos estaba con (José María) Muñóz haciendo vestuarios hasta que empecé a relatar en el 78 en una radio de Chacabuco. Muñóz me dio la posibilidad de relatar el semifondo”.

“No empecé relatando en Wembley o el Allianz Arena como cuando fui al Mundial, esperaba con locura irme a Chacabuco a relatar. Cuando River jugaba los sábados, Passarella me esperaba y me iba con él”

Las limitaciones de conexión a comparación de la actualidad

“Era lo que había en esa época, uno se tenía que adaptar, las lineas telefónicas no eran como ahora, antes había que agudizar el ingenio: a veces teníamos que pedir un teléfono a una vecina de enfrente, esto se terminó, hoy se puede relatar a través del celular”.

Cómo vive un día de transmisiones

“Si tengo que transmitir un domingo a las 17, yo me levanto a las 9, descanso bien la noche anterior, voy a un bar con internet, leo los diarios, me preparo para los partidos y vuelvo a almorzar liviano. Hago la transmisión y después a la noche ceno liviano porque estoy muy excitado y sino me hace mal. Retomo mi vida normal recién al día siguiente”.

Fuente: https://www.lv12.com.ar/radio/el-deporte-y-la-radio-pasiones-que-van-la-mano-n77930